jueves, 29 de julio de 2010

Adarme Divulgación -Jared Diamond-



"Con la espada y con la cruz, por religión
y con nobles sentimientos, por razón;
vino el gran señor, el conquistador, en busca del oro.
Trajo explotación, civilizacióny el perdón de su dios."


-Pablo Milanés-



Hoy en nuestra habitual, y ya infaltable, sección llamada Adarme Divulgación decidí presentar este fascinante artículo que fue magistralmente redactado y simplificado, para su mejor comprensión, por el profesor Jared Diamond., el cual fue publicado en el libro El nuevo humanismo y las fronteras de la ciencia entre otros de destacados autores.
En esta oportunidad, como el texto resultaba algo más extenso en el tiempo estimado de lectura que el que acostumbramos a publicar en cada post, lo voy a dividir en tres entregas, una por semana. La verdad es que me pareció que vale la pena su publicación completa, ya notarán que el título ya de por sí lo sugiere.

Saludos

Juan Carlos



NUEVA SÍNTESIS CIENTÍFICA DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD




Me he asignado la modesta tarea de intentar explicar el patrón general de la historia de la humanidad en todos los continentes durante los últimos 13000 años. ¿Por qué siguió la historia cursos de evolución tan distintos para los pueblos de los distintos continentes? Este es un problema que me ha fascinado durante mucho tiempo. Pero ahora, gracias a los recientes avances en muchos campos aparentemente alejados de la historia –tales como la biología molecular-, la genética vegetal y animal, la biogeografía, la arqueología y la lingüística- es el momento propicio para hacer una nueva síntesis.
Como todos sabemos, los euroasiáticos, y especialmente los pueblos de Europa y del este de Asia, se han extendido por el globo terráqueo y han dominado el mundo moderno en cuanto a riqueza y poder. Otros pueblos –Entre ellos la mayoría de los pueblos de África –sobrevivieron a la dominación europea y se han liberado de ella, pero en cuanto a riqueza y poder continúan a la zaga. Y hay todavía otros pueblos, entre ellos los habitantes indígenas de Australia, de las Américas y del sur de África, que ni siquiera son ya dueños de sus propias tierras, y que han sido diezmados, subyugados o exterminados a manos de los colonialistas europeos.
¿Por qué tomó la historia ese rumbo, en lugar del contrario? ¿Por qué no fueron los nativos americanos, africanos y los aborígenes australianos quienes conquistaron o exterminaron a europeos y asiáticos?
Esta crucial pregunta puede llevarse fácilmente un paso más atrás. Para el año 1500, fecha aproximada en que se inició la expansión europea de ultramar, los pueblos de los distintos continentes diferían ya mucho entre sí en tecnología y organización política. Mientras gran parte de Eurasia y del norte de África estaba ocupada por estados e imperios que vivían en la Edad de Hierro –algunos incluso muy próximos a la industrialización-, dos pueblos indígenas americanos, los incas y los aztecas, gobernaban imperios que utilizaban herramientas de piedra y empezaban en aquellos momentos a experimentar con el bronce. Había algunas partes del África subsahariana divididas en pequeños estados nativos, que se encontraban también en la Edad de Hierro y estaban gobernados por jefes locales; pero todos los pueblos de Australia, Nueva Guinea y las islas del Pacífico, al igual que muchos pueblos de las Américas y del África subsahariana, seguían siendo ganaderos, o incluso cazadores y recolectores aún, y empleaban herramientas de piedra.
Es obvio que aquellas diferencias existentes en el año 1500 fueron la causa inmediata de las desigualdades del mundo moderno: los imperios que disponían de armas de hierro conquistaron y exterminaron a las tribus que utilizaban la piedra únicamente. Pero
¿cómo evolucionó el mundo para que en el año 1500 fuera aquella la situación?
También esta pregunta puede llevarse fácilmente un paso más atrás, con ayuda de la historia escrita y los descubrimientos arqueológicos. Hasta el final de la última Glaciación, alrededor del año -11000, todos los seres humanos de todos los continentes eran todavía cazadores-recolectores y vivían en la Edad de Piedra. Fue el diferente ritmo de desarrollo de los distintos continentes desde el año -11000 hasta el 1500 el que produjo las desigualdades existentes en esta última fecha. Mientras los aborígenes australianos y muchos pueblos nativos de América continuaron siendo cazadores-recolectores y viviendo en la edad de piedra, la mayoría de los pueblos europeos y muchos pueblos de las Américas y del África subsahariana desarrollaron progresivamente la agricultura, la ganadería y la metalurgia, así como una compleja organización política. Algunas partes de Eurasia, y una pequeña parte de las Américas, desarrollaron además una escritura indígena. Pero cada uno de estos progresos apareció antes en Eurasia que en ningún otro lugar.
Y después de leer todo esto, podemos ahora expresar de otra manera nuestra pregunta sobre la evolución de las desigualdades del mundo moderno. La pregunta sería:
¿por qué ha sido tan diferente el ritmo de la evolución humana en los distintos continentes durante los últimos 13000 años? Esa diferencia de ritmos constituye el patrón más global de la historia, y el tema sobre el que trata este artículo.
Los historiadores suelen huir de este tema como de la peste, a causa de sus aparentes connotaciones racistas. Mucha gente, o incluso la mayoría de la gente, dan por sentado que la respuesta implica diferencias biológicas del coeficiente intelectual medio, CI, de unos y otros pueblos del mundo, aun cuando de hecho no hay ninguna prueba de que dichas diferencias de CI existan. Incluso el formular la pregunta de por qué los distintos pueblos tuvieron una historia distinta, a muchos nos resulta monstruosa, pues parece querer justificar lo ocurrido en la historia. La realidad es que estudiamos las injusticias de la historia por la misma razón que estudiamos el genocidio, y por la misma razón que los psicólogos estudian las mentes de los asesinos y los violadores: no para justificar la historia, el genocidio, el asesinato y la violación, sino para comprender cómo llegan a ocurrir actos tan abominables, y luego utilizar esa comprensión para evitar que sucedan otra vez. En caso de que el hedor del racismo le haga a usted sentirse todavía incómodo ante la idea de explorar este tema, simplemente reflexione acerca de la razón oculta por la que tanta gente acepta explicaciones racistas del patrón general de la historia: no tenemos alternativa convincente. Hasta que la tengamos, la falta de opciones hará que las teorías racistas sigan siendo el principal polo de atracción. Y eso nos deja con una gran laguna moral, lo cual constituye la más poderosa razón para abordar este tema tan escabroso.
Vayamos continente por continente. Como primera comparación continental, examinaremos la colisión del Viejo y el Nuevo Mundo que empezó con el viaje de Cristóbal Colón en 1492, ya que los factores inmediatos que intervinieron en el desenlace los comprendemos bien. Y ahora les haré un resumen y una interpretación de la historia de Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia desde mi perspectiva de biogeógrafo y biólogo evolucionista (todo ello en diez minutos; dos por cada continente).
Allá vamos:
La mayoría estamos familiarizados con los relatos de cómo unos pocos cientos de españoles a las órdenes de Cortés y Pizarro destruyeron los imperios azteca e inca, cuando la población de uno y otro imperio se contaba por decenas de millones. Estamos igualmente familiarizados con los horrendos detalles de cómo otros europeos conquistaron otras partes del Nuevo Mundo. El resultado fue que el Nuevo Mundo pronto estuvo poblado y dominado principalmente por los europeos que allí se establecieron, mientras que la población indígena americana decayó drásticamente del nivel que tenía en 1492.
¿Por qué ocurrieron las cosas de esta manera? ¿Por qué, en vez de esto, no fueron los emperadores Moctezuma o Atahualpa quienes acaudillaron a los aztecas y a los incas a la conquista de Europa?
Las razones inmediatas son obvias. Los invasores europeos tenían espadas de acero, armas de fuego y caballos, en tanto que los indígenas americanos disponían sólo de armas de piedra o de madera y no tenían animales que pudieran montar. Aquellas ventajas militares hicieron posible que, una y otra vez, tropas de apenas unas docenas de españoles a caballo derrotaran a los ejércitos indios donde los guerreros se contaban por miles.
Sin embargo, las espadas de acero, las armas de fuego y los caballos no fueron los únicos factores directos que propiciaron la conquista del Nuevo Mundo. Las enfermedades infecciosas que los europeos introdujeron, como la viruela o el sarampión, se extendieron de una tribu india a otra, mucho antes que los mismos europeos, y acabaron con aproximadamente el 95% de la población india del Nuevo Mundo. Aquellas enfermedades eran endémicas de Europa, y los europeos habían tenido tiempo de desarrollar resistencia tanto genética como inmunológica a ellas, resistencia que inicialmente los indios no tenían. El papel que las enfermedades infecciosas tuvieron en la conquista del Nuevo Mundo se duplicaría en muchas otras partes del globo, como la Australia aborigen, el sur de África y numerosas islas del Pacífico.
Finalmente, hay aún otra serie de factores inmediatos que se han de tener en cuenta
¿Cómo es que Pizarro y Cortés llegaron al Nuevo Mundo? Y ¿cómo es que lo hicieron antes de que los conquistadores aztecas e incas pudieran llegar a Europa? Aquel desenlace dependió, en parte, de la tecnología, concentrada en naves transoceánicas. Los europeos disponían de estas naves; los aztecas y los incas no. Además, las empresas de los europeos tenían el respaldo del poder político centralizado, lo cual hizo posible que España y otros países europeos construyeran y tripularan aquellos navíos. Igualmente crucial fue el papel que desempeñó la escritura europea, al permitir la rápida difusión de información detallada, que incluía mapas, rutas de navegación, e informes de exploradores anteriores redactados a su regreso a Europa para motivar a futuros exploradores.
Hasta el momento hemos, identificado una lista de factores inmediatos que influyeron en la colonización del Nuevo Mundo: básicamente, las naves, la organización política y la escritura que llevaron a los europeos a aquellas tierras; los gérmenes europeos, que diezmaron la población india antes de que ésta pudiera llegar al campo de batalla, y las armas de fuego, las espadas de acero y los caballos, que en el campos de batalla dieron a los europeos una clara ventaja. Bien, ahora tratemos de llevar más atrás aún la cadena de la causalidad.
¿Por qué fue marco el Viejo Mundo, y no el Nuevo, de estos avances que actuaron como factores decisivos? Teóricamente, hubieran podido ser los nativos americanos quienes primero fabricaran espadas de acero y armas de fuego, los primeros en tener naves, imperios transoceánicos y escritura, los primeros en montar animales domésticos más imponentes que los caballos, y en ser portadores de gérmenes más letales que los de la viruela.
De esta pregunta, la parte más fácil de contestar es la relacionada con los motivos de que los gérmenes más dañinos se desarrollaran en Eurasia. Es sorprendente que los indígenas americanos no desarrollaran ninguna enfermedad epidémica devastadora que transmitir a los europeos, como contrapartida a las numerosas enfermedades epidémicas devastadoras que los indios recibieron del Viejo Mundo. Hay dos razones claras para ese bárbaro desequilibrio: la primera es que nuestras habituales enfermedades epidémicas sólo pueden sustentarse a sí mismas allá donde existe una gran densidad de población concentrada en pueblos y ciudades, núcleos de población que aparecieron mucho antes en el Viejo Mundo que en el Nuevo. La segunda es que los estudios de microbios recientemente llevados a cabo por biólogos moleculares muestran que la mayoría de las enfermedades epidémicas humanas evolucionaron de enfermedades similares que habían proliferado en lugares de gran concentración de animales domésticos del Viejo Mundo, con los que teníamos contacto directo. El sarampión y la tuberculosis, por ejemplo, se desarrollaron a partir de enfermedades del ganado vacuno; la gripe, de una enfermedad padecida por los cerdos, y la viruela, posiblemente de una enfermedad de los camellos. En las Américas, en cambio, eran muy pocas las especies de animales nativos domesticadas que pudieran contagiar a los seres humanos este tipo de enfermedad...


[continúa en parte II]


***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***


lunes, 26 de julio de 2010

El Planeta Milagroso II -Documental- (parte V)




"Te miro, y...
Me miras, y...
Sonrío, y...
Sonríes, y...
¿Entonces?"

-Vicente Feliú-



EVOLUCIONAR PARA VIVIR

La historia del desarrollo de los ojos de los nuevos primates



En este quinto y penúltimo capítulo del documental El planeta milagroso vamos a aprender, primero, como es que luego de la extinción de los dinosaurios, los mamíferos sortearon el último obstáculo para cobrar una presencia dominante en todos los continentes, y luego, cómo es que los diferentes cambios climáticos, producto de la intensa actividad tectónica, ejercieron una presión selectiva tal, que provocó la proliferación de los árboles de hoja ancha, la cual llevó a los primates a desarrollar la evolución de características novedosas en su visión.
Particularidades tales como la visión tricromática, la estereoscopía y la aparición de la fóvea, resultaron determinantes en el origen del sofisticado comportamiento social de los primates, así como también lo fue el exclusivo blanco del ojo de los humanos.
Les recuerdo, que como acostumbramos, la publicación del capítulo está dividida en dos videos cortos que se pueden ver independientemente de los cuatro capítulos anteriores que, para comodidad del que desee verlos, a continuación les dejamos los correspondientes links.


Saludos

Juan Carlos

Capítulos Anteriores: Planeta Violento(I) Tierra bola de nieve(II)
Nuevas fronteras(III) El orígen de los mamíferos(IV)


***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***


ParteI

video


Parte II


video

jueves, 22 de julio de 2010

¡ Padre, hay una mosca en mi Biblia ! -Juan Carlos Alonso-

"Se debe subrayar la importante tarea
de los perseguidores de cualquier nacimiento."

-Silvio Rodríguez-


Hoy estrenamos nueva sección. La verdad es que no se muy bien por qué se hizo tan popular la frase ¡Mozo: Hay una mosca en mi sopa! Imagino que es algo bastante atípico que suceda, sin embargo bien sabemos lo molestos que nos resultan estos bichitos en nuestras vidas y lo podemos llegar a comprender.
Es por esto que elegí a una mosca como protagonista de este nuevo segmento, el cual tiene la finalidad de recopilar breves fragmentos del sagrado manual del buen cristiano con la simple intención de transcribir lo que dice, ya que, tanto creyentes como ateos no siempre estamos al corriente de las excentricidades -por decirlo de alguna manera- que podemos llegar a encontrar a lo largo del texto. Como todos sabemos, uno de los caballitos de batalla con los que cuenta la Biblia para defender sus enseñanzas es la no literalidad con la que éstas deben ser leídas (en algunos casos, claro, en otro sí…según la conveniencia).
Sin embargo, los caballitos a veces son engañosos pero la gente lo es mucho más, y es por eso que a partir de esta variedad interpretativa surgieron miles de religiones más.
Debo aclarar que estas publicaciones no tienen animosidad de ofensa ni nada por el estilo, como es nuestra costumbre, la cuestión pasa por analizar, e intentar comprender la influencia que el mayor éxito comercial literario de todos los tiempos tuvo y aún tiene sobre las sociedades.
Esperamos sus comentarios, análisis, interpretaciones, etc. Y espero que a partir de esto a nadie se le ocurra crear una nueva religión, je je je.


Para empezar, les dejo el imperdible capítulo 12 del levítico II a ver qué les parece (sobre todo a las chicas) sobre la purificación de la mujer.
Mientras que la evolución por selección natural nos dice que el sólo hecho que un ser vivo nazca ya se considera que es exitoso, Jehová le decía a Moisés:



1 HABLÓ Jehová á Moisés, diciendo:

2 Habla a los hijos de Israel, diciendo: la mujer cuando concibiere y pariere varón, será inmunda siete días; conforme á los días que está separada por su menstruo, será inmunda.

3 Y al octavo día circuncidará la carne de su prepucio.

4 Mas ella permanecerá treinta y tres días en la sangre de su purgación: ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta que sean cumplidos los días de su purgación.

5 Y si pariere hembra será inmunda dos semanas, conforme á su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre.

6 Y cuando los días de su purgación fueren cumplidos, por hijo ó por hija, traerá un cordero de un año para holocausto, y un palomino ó una tórtola para expiación, á la puerta del tabernáculo del testimonio, al sacerdote:

7 Y él ofrecerá delante de Jehová, y hará expiación por ella, y será limpia del flujo de su sangre. Esta el la ley de la que pariere varón o hembra.

8 Y si no alcanzare su mano lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas ó dos palominos, uno para holocausto y otro para expiación: y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia.




No olvidemos el significado que tiene la palabra expiación y como está relacionada con un nacimiento, no miremos para otro lado a leer que hay una diferencia sustancial que se hace entre el nacimiento de un varón y una mujer. No disfracemos el peaje con vidas de animales que los padres tenían que pagar.
Claro, esto fue escrito hace casi 2000 años atrás, con otro lenguaje y en un contexto social diferente… Justamente, no olvidemos que hoy cuando aún se lee, se sigue diciendo "Es palabra de Dios... te alabamos Señor"


¡ES HORA DE CRECER!

Saludos!

Juan Carlos



***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***



sábado, 17 de julio de 2010

Cómo la Arquitectura ayudó a la Evolución de la Música -David Byrne-


"No entiendo otra forma de canción que la que se enraíza en su entorno, y florece en el futuro como una herramienta para afirmar el andamio desde donde construirán el mundo los pueblos libres."

-Feliu Ventura-



UNA MIRADA EVOLUCIONISTA DE LA MÚSICA



En el video que confeccionamos para el festejo de nuestro primer cumpleaños dijimos, ante cámara, que en algún momento de este nuevo año íbamos a hablar de música. Como muchos sabrán, este blog no hace proselitismo ni político ni religioso, si no justamente lo contrario, así es que no nos queda otra opción que cumplir con nuestra palabra.
Para esto, en esta oportunidad, elegimos la conferencia de un músico que, como decimos en Argentina, se las sabe lunga (sabe -y mucho- de música).
Se trata de David Byrne, el cual todos lo recordarán como la cabeza parlante pensante y cantante del grupo Talking Heads.
Lo interesante de su análisis es que, tras mostrarnos con ejemplos claros de cómo los diferentes estilos musicales se fueron adaptando al entorno en el que se fueron desarrollando, llega a una deducción que, aparte de ser lógica, resulta de lo más valiente, sobre todo cuando habla de la pasión creadora, ya que, por más que pueda estar en el subconsciente de muchos músicos, no a muchos se les escucha decir lo que dice David.
También, como detalle, me dio satisfacción escuchar al final, el ejemplo que pone sobre los votantes a la hora de elegir a sus candidatos, ya que es un ejemplo valioso que solemos utilizar en este espacio, aunque en otros contextos.
Como siempre, resulta un buen pretexto para reflexionar, cuando en ciertos casos alguien nos muestra una visión invertida a la que estamos acostumbrados a tener, así es que este es buen momento para hacerlo.
La pregunta que se desprende sería ¿Estamos entonces frente a un artista con pensamiento evolucionista?
Ustedes saquen sus conclusiones...


Saludos

Juan Carlos


* Activar subtítulos en español al pie de la pantalla

** pantalla completa click en ángulo superior derecho de la pantalla





***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***

miércoles, 14 de julio de 2010

La Foto de la Semana - Facundo Alonso -

Somos familia



Homero, en algún capítulo perdido de los Simpsons, opinaba mas o menos así sobre la película Contacto, basada en una novela de Carl Sagan:
"¿¿¿Jodie Foster??? (protagonista de la peli), no! ¿¿¿Me tragué su última película sólo para saber al final que el extraterrestre era el fantasma de su padre???"

Mas allá que siempre nos hace reír, sabemos que papel representa Homero en la sociedad americana y en otras también. Homero es, entre otras cosas, el facilista (busqué un término relativamente amable, je) que muchas veces llevamos dentro. Homero no quizo entender que el extraterrestre que aparecía al final de la peli no era su padre muerto realmente, sino una especie de imagen holográfica familiar que buscaron los verdaderos extraterrestres para un primer contacto con la raza humana, en este caso la Dra. Arroway (Jodie Foster). ¿Por qué? ¿Por qué a pesar de haber creado muchos monstruos, el humano se preocupa casi siempre de hacerlos antropofórmicamente? O brazos, o piernas, u ojos, boca, oidos. Simplemente porque no nos imaginamos otra cosa de manera natural. Es lo que siempre nos rodeó. Y es por eso que nuestros mayores miedos vienen de lo que no conocemos o no comprendemos.
Cuando miramos la luna, le vemos “colgada” ahí del cielo, blanca, chata. Pocas veces la vemos como una esfera, como una bola de piedra, ni siquiera como una bola de queso (que precio tendría hoy!!! Ughh!). Claro, es algo inalcanzable para nosotros, no la podemos pisar ni tocar, no nos enteramos de su importancia sobre las mareas terrestres (aunque quizá sí sobre su efecto en hombres mordidos por perritos evolucionados en el salvajismo puro).
¿Pero qué pasa si la vemos como una pequeña Tierra? ¿Qué pasa si la poblamos de cosas familiares como cráteres con nombres de griegos antiguos, científicos y de mares? ¿Qué pasa si le ponemos agua? ¿Y si la vemos como un mapa? Pero… y si todo esto, en lugar de buscarlo en Internet lo vemos nuestros propios ojos en tiempo real?



Esta foto la sacamos hace casi dos años con telescopio desde el patio de casa. Mas abajo se puede ver la misma imagen, pero con algunos lugares identificados. En blanco los cráteres, en negro los "mares" (en realidad son grandes y extensos afloramientos basálticos de erupciones volcánicas provocadas por impactos de meteoritos).




*click en la imagen para agrandar

Es bueno de vez en cuando poder ver que algo que aprendimos en algún documental lo podemos comprobar y ver con nuestros propios ojos, esos increíbles órganos que, a pesar de su efectividad, muchas veces nos facilitan demasiado las cosas.


Saludos!


Facundo


---Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba---


sábado, 10 de julio de 2010

Adarme Divulgación -Steven Pinker-

"La naturaleza humanade coloridos variados, y lo sobrenatural eternamente pintado."

-Isabel Parra-



Hoy retomamos la sección Adarme Divulgación con un excelente fragmento escrito por el psicólogo evolutivo Steven Pinker, el cual extraje de su imprescindible libro La tabla rasa: La negaciónmoderrna de la naturaleza humana.
La intención de este espacio, como siempre es, en primera instancia, provocar a través del texto un llamado a la reflexión, y luego, si despierta su interés, animarlos a leer este fascinante libro que pueden bajar de internet.





LA NATURALEZA HUMANA CON ROSTRO HUMANO






Cuando en 1633 Galileo llamó la atención de la Inquisición sin desearlo, lo que estaba en juego no eran sólo unas cuestiones de astronomía. Al afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés, Galileo contradecía la verdad literal de la Biblia, explícita, por ejemplo, en el pasaje en que Josué ordenó con éxito: «Detente, Sol». Y aún peor, ponía en entredicho una teoría del orden moral del universo.
Según esa teoría, desarrollada en la Edad Media, la esfera de la Luna dividía el universo entre la perfección inmutable de los cielos superiores y la degeneración corrupta de la Tierra inferior (de ahí que Johnson se disculpara por no poder «cambiar la naturaleza sublunar»). Alrededor de la Luna había esferas para los planetas interiores, el Sol, los planetas exteriores y las estrellas fijas, cada uno movido por un ángel superior. Y rodeándolo todo estaban los cielos, la casa de Dios. Dentro de la esfera de la Luna y, por consiguiente, a un nivel un poco inferior que los ángeles, estaban las almas humanas, y luego, en orden descendente, los cuerpos humanos, los animales (ordenados jerárquicamente en bestias, aves, peces e insectos), luego las plantas, los minerales, los elementos inanimados, nueve capas de demonios y, por último, en el centro de la Tierra, Lucifer en el infierno. Así pues, el universo estaba ordenado de forma jerárquica, una Gran Cadena del Ser.
La Gran Cadena tenía muchas implicaciones morales. Se pensaba que nuestra casa estaba en el centro del universo, un hecho que reflejaba la importancia de nuestra existencia y nuestra conducta. Las personas vivían la vida según su propia condición (rey, duque o campesino), y después de la muerte su alma ascendía a un lugar superior, o descendía a otro inferior. Todos debían ser conscientes de que la morada del hombre era un lugar humilde dentro de la estructura de las cosas, y que debían elevar la vista para alcanzar a ver la perfección celestial. Y en un mundo que parecía estar siempre al borde de la hambruna y la barbarie, la Gran Cadena ofrecía el consuelo de saber que la naturaleza de las cosas era ordenada. Si los planetas se salieran de sus esferas, se produciría el caos, porque en el orden cósmico todo estaba conectado. Como dijo Alexander Pope: «From Nature's chain whatever link you strike, / Tenth, or ten thousandth, breaks the chain alike»(1).
(1) [«Cualquiera que sea el eslabón que golpees de la cadena de la Naturaleza, / el décimo, o el diez mil, la cadena se rompe por igual.» (N. del t.)]
Nada de todo esto se le escapaba a Galileo mientras golpeaba su eslabón. Sabía que no podía basar en razones puramente empíricas que la división entre una Tierra corrupta y los cielos inmutables la contradecían las manchas solares, las novas y las lunas de Júpiter. Sostenía también que el contenido moral de la teoría geocéntrica era tan dudoso como sus afirmaciones empíricas, de modo que si la teoría resultaba ser falsa, lo mismo ocurriría con sus implicaciones. Éste es el alter ego de Galileo en el Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo, preguntándose qué tiene de grande el ser invariable e inalterable:

Por mi parte, considero la tierra muy noble y admirable debido precisamente a las diversas alteraciones, cambios, generaciones,
etc. Que en ella se producen incesantemente. Si, no estando sometida a cualquier cambio, fuera un vasto desierto de arena o una montaña de jaspe, o si en los tiempos del diluvio las aguas que la cubrían se hubiesen helado, y se hubiese convertido en un enorme globo de hielo donde nada creciera, se alterara o cambiara, pensaría que sería una bola inútil en el universo, carente de actividad y, en una palabra, superflua y esencialmente no existente.
Esta es exactamente la diferencia entre un animal vivo y otro muerto; y lo mismo digo de la luna, de Júpiter y de todos los demás planetas.
[...] Aquellos que tanto exaltan la incorruptibilidad, la inalterabilidad, etc., se ven obligados a hablar así, pienso, por su gran deseo de seguir viviendo, y por el pavor que sienten ante la muerte. No piensan que si los hombres fueran inmortales, nunca habrían llegado al mundo. Esos hombres realmente se merecen encontrar la cabeza de la Medusa que les transmute en estatuas de jaspe o diamante, y así les haga más perfectos de lo que son(2).

(2) Galileo, 1632/1967, págs. 58-59.

Hoy vemos las cosas como las veía Galileo. Nos es difícil imaginar por qué la disposición tridimensional de rocas y gas del espacio debiera tener algo que ver con lo que está bien o mal, o con el sentido y la finalidad de nuestras vidas. La sensibilidad moral de la época de Galileo se ajustó al final a los hechos astronómicos, no sólo porque había que aceptar la realidad, sino porque la propia idea de que la moral tiene algo que ver con la Gran Cadena del Ser era, para empezar, estrafalaria.
Creo que hoy vivimos una transición similar. La Tabla Rasa es la Gran Cadena del Ser actual: una doctrina que se acepta ampliamente como justificación racional del sentido y la moral, y a la que asedian las ciencias del momento. Como en el siglo posterior a Galileo, nuestra sensibilidad moral se ajustará a los hechos biológicos, no sólo porque los hechos son hechos, sino porque las credenciales morales de la Tabla Rasa son igualmente espurias.
En esta parte del libro demostraremos por qué a la desaparición de la Tabla Rasa le sobrevivirá una concepción renovada del sentido y la moral. No propongo, por decirlo de la forma más suave, una nueva filosofía de la vida, como líder espiritual de algún culto nuevo. Los argumentos que expondré han estado ahí durante siglos y los avanzaron ya algunos de los mayores pensadores de la historia. Mi objetivo es reunirlos y relacionarlos con los aparentes desafíos morales que plantean las ciencias de la naturaleza humana, para que sirvan de recordatorio de por qué las ciencias no conducirán al eclipse total nietzscheano de todos los valores.
En resumidas cuentas, la preocupación por la naturaleza humana se puede reducir a cuatro temores:

Si las personas son diferentes de forma innata, se justificarían la opresión y la discriminación.


Si las personas son inmorales de forma innata, serían vanas las esperanzas de mejorarla condición humana.

Si las personas son producto de la biología, el libre albedrío sería un mito y ya no se podría responsabilizar a las personas de sus actos.

Si las personas son producto de la biología, la vida ya no tendría un sentido y un propósito superiores.

Cada uno de estos temores centrará un capítulo. En primer lugar explicaré la base del miedo: de qué afirmaciones sobre la naturaleza humana se trata, y por qué se piensa que tienen unas implicaciones peligrosas. Luego voy a demostrar que en todos los casos hay una falta de lógica; ocurre simplemente que no se siguen tales implicaciones. Pero iré más lejos. No sólo es que las afirmaciones sobre la naturaleza humana son menos peligrosas de lo que mucha gente piensa. Es que la negación de la naturaleza humana puede ser más peligrosa de lo que la gente cree. Esto obliga a examinar objetivamente lo que se diga sobre la naturaleza humana, sin hacer ninguna consideración moral, y averiguar cómo podemos vivir si resultara que esas afirmaciones son ciertas.

Saludos




Juan Carlos




***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***


lunes, 5 de julio de 2010

Entre hombres deben cazarse y no casarse -Juan Carlos Alonso-



"De nada le sirve ser amigo,de nada le sirve ser hermano.El sexo es el juez universal del ser humano"


-Silvio Rodriguez-







Tranquilos, aunque lo parezca, este encabezado no es un mandamiento más que había quedado tapado con musgo en las tablas que dios le hizo a escribir a Moisés y que redescubrieron recientemente los teólogos. Simplemente se trata de uno de mis irónicos juegos de palabras para designar el tema que voy a abordar, les pido mil disculpas si suena machista porque no incluí a la mujer en el título, pasa que se me complicaba la elaboración… ¿o acaso suena feminista?... Vaya a saber uno…de todos modos no es relevante. Ya sospecharán de qué estoy hablando y cuál es la idea.
Resulta que en estos días, en el controvertido congreso de mi controvertido país, como en tantos otros controvertidos congresos de tantos otros controvertidos países, se está tratando de aprobar o desaprobar la ley que permite a los muchachos y a las muchachas casarse entre si (entre sí los unos y entre sí las otras, claro está).
Esto creó el clima ideal para que la opinión pública salga a expresarse a la calle, unos a favor y otros en contra. Al ver y escuchar, días pasados, en un noticiero la expresión de los argumentos manifiestos por un grupo de gente que se mostraba en contra de la aprobación de la ley, inmediatamente me llevó escribir esta breve reflexión.
Como es lógico, la mayoría de ellos anteponía la cuestión religiosa como indicador de lo que está bien y lo que está mal, esto es terminante: entre personas del mismo sexo no se pueden casar por lo que ya todos sabemos, todos somos iguales ante los ojos de dios (hasta que somos diferentes -y no justamente por ser buenas o malas personas-).
Había otros que argumentaban que tal cosa es antinatural e incluso algunos argüían que iba en contra de la biología. ¿La biología? Si, solo dios sabrá que habrán querido decir con eso, pero bueno, todos tenemos el derecho de decir lo que queramos.
Bueno, digamos que hasta aquí la cosa es comprensible, aunque no justificable, ya que la gente suele ser bastante ignorante y no tiene demasiados problemas en dejarlo más que claro ante las cámaras de televisión. Ojo, con esto no quiero decir que su postura sea errónea por el sólo hecho que yo no esté de acuerdo, si no, simplemente, que sus argumentos, tan básicos como cerrados, ponen en evidencia que ignoran algunas cuestiones que resultan importantes a la hora de formar una opinión.
Pretender tener razón sin razonar… parafraseando a Aute, podríamos decir que… es más fácil encontrar rosas en el mar.
Como las leyes humanas no son tan “divinas” como algunos quisieran, justamente lo que hay que contemplar en estos casos son los derechos que el conjunto de las personas deben tener en una sociedad. Aquí es donde me puse a ver qué era lo que opinaban los legisladores en los diferentes debates televisivos que sostenían dicha postura. Les aseguro que casi me agarró lumbalgia de tantas veces que me tuve que agachar a recoger del piso mi maxilar inferior que caía por la sorpresa al escuchar una tras otra sus argumentaciones. No diferían prácticamente en nada de las de cualquiera de las que les mencioné anteriormente extraídas de las bocas de la gente de la calle. Uno puede llegar a preguntarse teniendo en cuenta su avidez política ¿Lo hacen para congraciarse con la gente? No lo creo, lo hacen porque comparten la misma ignorancia y el mismo miedo que ésta generalmente provoca, y que mas adelante veremos que en un aspecto tiene su parte lógica y en otro no.
Hay dos cuestiones principales que se discuten, una es el matrimonio gay y la otra es la posibilidad de adopción a partir de dicha unión. Hay que considerar en este punto que nuestra ley permite que una/un homosexual adopte a una criatura si es soltero, pero se trata de impedir a toda costa en caso que esta persona pueda estar casada con otra persona del mismo sexo. ¿Qué es esto si no el viejo y clásico tabú que envuelve desde siempre a la condición sexual humana? O sea, si ud. es homosexual, mientras lo mantenga oculto entre sus sábanas y no haya ningún papel que lo avale entonces tiene la facultad de cargar con la responsabilidad de adoptar y criar a un niño, pero si de alguna manera esto sale a la luz y se asume ¡Atrás! Ud. Pierde dicha facultad.
Como es costumbre, seguimos teniendo terribles problemas para dejar a un lado la hipocresía en estos aspectos así como en tantos otros.
En mi opinión, el tema del casamiento sería mucho más fácil de consensuar, ya que la discusión pasa más por una cuestión semántica que otra cosa, que si se le llama matrimonio, que si se le llama unión civil, da igual, primero porque el término que prevalezca en el tiempo para llamar a este tipo de relación en el acervo cultural y cotidiano muy probablemente será matrimonio y no algún otro nuevo, por lo arraigado que éste ya está, y luego, por más que se diga lo que se diga ¿cuál es una de las funciones más importante del matrimonio si no la de dividir equitativamente en caso que se quiebre lo que la ley ha unido? Los hombres de bien tienden a proteger los bienes y no los males, así es que no es tan complicado.
El problema con esto del nombre que se le dé, supuestamente, es porque los que se oponen a la ley no quieren que esta gente les pise el césped de sus derechos, aunque yo sospecho que en realidad esto no es más que un simple capricho, ya que si yo tengo el derecho formar un matrimonio con una mujer, no debe quebrantar en lo más mínimo ese derecho cuando un hombre se quiere casar con otro hombre o una mujer con otra mujer…en fin, si sigo sospechando seguramente llegaré a la conclusión que lo que se esta intentando defender es una mera cuestión litúrgica, y lo que en verdad les molesta es que se les pisen los escalones de las puertas de su iglesia , la cual resulta declaradamente homofóbica por ley . Ni que las personas homosexuales, como el resto del mundo, no fueran en su mayoría personas de fe. No creo que haya mucho que agregar

Algo más complicado, en cambio, resulta el tema de la adopción. En este punto me gustaría tener en cuenta un par de aspectos que no escuché decir a nadie -ni si quiera a los que están a favor de que se apruebe la ley-.
Las principales razones que esgrimen los opositores suelen ser que un chico en su crianza debe tener la diversidad de la imagen paterna y la materna respectivamente (y todo para que si el chico es heterosexual, su futura esposa, unos días lo termine acusando de que es un déspota carajeado y otros días de que un nene de mamá pollerudo…je je je) -bromas aparte- también argumentan que no es bueno que un crío tome el ejemplo de sus “literales” padres homosexuales. ¡Ojo con esto! Tanto nuestros papis y mamis como nosotros, como papis y mamis, tenemos, imagino que por una cuestión de lógico apego emocional, la creencia que tanto la educación que recibimos de nuestros padres como la que impartimos a nuestros hijos tiene una marcada influencia en el comportamiento de los mismos, y esto no es así, al menos en la medida que el común de la gente lo suele creer. Hace tiempo que los estudios nos dicen que en la media, casi la mitad de las características de nuestro comportamiento tiene origen genético y casi la otra mitad la moldea el entorno en cual nos desenvolvemos. Lo que realmente aprendemos de nuestros padres o enseñamos a nuestros hijos es un porcentaje bastante bajo que no llega no al 20%. Claro que cuando nos preguntan, lo primero que solemos responder es Casi todo lo que sé se lo debo a mis padres, pero a nuestro pesar, como dije hace un momento esta es una cuestión de apego emocional y si lo reflexionamos unos minutos, de manera sensata, nos damos cuenta que esta bien alejado de la realidad.
O sea que si consideramos esto, es muy difícil que un chiquito vaya a tomar el “ejemplo” de sus padres y más aún cuando se trata de su orientación sexual, si así fuera, ¿cuál es el ejemplo que las personas homosexuales tomaron de sus padres heterosexuales? (excluyendo en este caso a los que vienen por cuestiones hormonales “de fábrica”)
Lo que yo creo que deberíamos hacer para destrabar este asunto es sacarnos un poco la careta de lo que resulta sociopolíticamente correcto y abordar el problema de frente.
Esta gente que se opone y dice que pueden tener su unión civil fuera del matrimonio y que la adopción es una aberración para la sociedad, en realidad poco les importan los detalles, ya que la gran mayoría son homofóbicos, de ser por ellos, y si no tuviera consecuencias, erradicarían a los homosexuales de la faz de la Tierra, o bien, los encerrarían cual enfermos a la vieja usanza. Más allá que hoy el término homofobia se utilice más con la connotación que indica odio o intolerancia hacia homosexuales, bien sabemos que esto es la consecuencia de su significado original que no es otro que el miedo que esto les produce.
Aquí es donde, como mencioné al principio, un aspecto de esta actitud tiene su lógica, y esta lógica emerge desde lo más profundo de nuestros genes ¿cómo no vamos a sentir temor hacia una conducta sexual que no tiene tendencia a reproducirse?
Bien, tiene mucho sentido, pero lo que debe tener aún mas sentido, a día de hoy, es que justamente en nuestra especie humana los genes no mandan, sino que en muchos aspectos incluso nos contraponemos a ellos, y todo gracias a la facultad única que tenemos que es la de razonar.
Si lo hacemos, nos damos cuenta entonces que esta gente, que pongamos por caso que ya tienen su sexualidad definida y lo que temen es por la sexualidad de sus hijos, por más que no lo reconozcan, saben perfectamente que no depende de la educación o el ejemplo que ellos le impartan a su hijo para que éste salga “normal” , y esto surge porque ven que la cantidad de homosexuales de padres heterosexuales es abrumadoramente mayoritaria, como también saben que el resto del entorno es el que tiene mucha más influencia sobre el comportamiento que el hijo puede adoptar, y ahí es donde radica su mayor temor.

¿Y cómo se relaciona todo esto con el tema de la ley? Muy fácil, piensan que si se legaliza es una forma de facilitarle el camino a la gente para que se haga homosexual, ya que de esta manera el entorno lo hace más aceptable. ¡Un entorno Gay Friendly!
Señores ¡por favor! Esto es lo mismo que pensar que hoy en día hay más violencia que antes, sin tener en cuenta que los avances de la tecnología en comunicación nos permiten enterarnos de más casos de los que antes ni teníamos idea, ni consideramos que hay mas gente que antes, ni que hay mas concentración de la población que antes.. Que alguien hoy en día pueda asumir y revelar públicamente con más libertad su condición sexual, a diferencia de lo que se ocultaba en años pasados, no quiere decir que haya más.
Es necesario que vayamos perdiendo estos temores primitivos si queremos sofisticarnos como sociedad, días pasados, una amiga me comentaba que en su país, donde es legal la adopción, un chuiquito adoptado por una pareja de lesbianas era el centro de las burlas en el colegio y sufría mucho. Seguramente esto hoy pasará con la mayoría de ellos, en mi opinión es lamentable, pero es el precio que se paga por todo proceso de cambio. Lo que sería bueno es que esto no nos haga amedrentar a la hora de decidir utilizar las leyes como herramientas de cambio para una sociedad más justa para todos.
Si miramos sólo algunos años para atrás, cuestiones comparables, como pueden ser el racismo o el sexismo pasaron por procesos similares que, aunque aún no están del todo resueltos, se ha avanzado mucho, está en nosotros aprender de esa experiencia y acortar los tiempos y procesos de cambio.
También habría que considerar el futuro, si es que en nuestros hijos pensamos tanto. Los homofóbicos generalmente también suelen ser antiabortistas, yo les pregunto en caso que se siga manteniendo esa forma de pensar ¿Cómo imaginan que reaccionarán dentro dos o tres generaciones cuando la población se duplique y muy probablemente haya que elaborar leyes que regulen el control de la natalidad? ¿Seguirán poniendo el grito en el cielo y pataleando en nombre de la tradición y de una moral obsoleta?
Para terminar, sólo me resta aclarar que esta simple reflexión-en lo personal- no está elaborada desde un punto de vista paternalista, si no en principio, fraternalista, ya que pienso que la igualdad de derechos permite la mejor convivencia en la sociedad, y el fin último, como todo en la vida, es egoísta, ya que cuantos más chicos “alegres” asumidos haya, menos competencia tenemos los que padecemos la “tristeza” a la hora de intentar relacionarnos con al sexo opuesto.
Así que señoras y señores, por favor, dejen tratar de impedir que estas personas se puedan casar y paren de tratar de cazarlos… y dejen que el mundo siga rodando, pirmero los derechos, lo demás es discutible.


Saludos


Juan Carlos






***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***