martes, 15 de septiembre de 2009

Revolución Darwin -Juan Carlos Alonso-

"A desencanto, opóngase deseo. Superen la erre de revolución. Restauren lo decrépito que veo."

-Silvio Rodríguez-




comentario: Juan Carlos Alonso
video: Spot publicitario seminario Revolución Darwin


Un cambio de paradigma retroactivo




Ya hace unos cuantos años que la palabra revolución ha sido alcanzada por un inevitable proceso evolutivo, sufriendo ésta, una leve modificación en una de sus acepciones. Si tenemos en cuenta que su estricto significado la define como cambio radical, abrupto y violento del estado de alguna cosa, y si consideramos que en el lenguaje cualquier estructura es fácilmente desestructurable, notamos que hoy aplicamos el término a cambios que no son tan abruptos. Por una cuestión de practicidad, reducimos las escalas temporales a medida que se alejan, por ejemplo, nos referimos al cambio que se produjo hace poco menos de diez mil años en el comportamiento humano, pasando de ser nómada a sedentario, como la revolución neolítica. Sabemos que este proceso no fue justamente algo muy repentino que digamos y demoró bastante hasta hacerse extensivo a toda la humanidad, pero así y todo lo llamamos revolución entendiéndolo perfectamente como tal, ya que significó una transformación radical e importante.
A partir de ese momento y hasta nuestros días, las sociedades humanas se vieron alteradas en su organización por la más variada gama de revoluciones en diferentes épocas y geografías, también en diferentes ámbitos, ya sean culturales, políticos, económicos, sociales, religiosos, militares, etc. Todas ellas provocando profundos cambios sobre lo que estaba establecido hasta el momento y midiéndose en tiempo de duración relativo.
Si a día de hoy alguien nos pregunta si somos testigos de alguna revolución de carácter global, capaz de producir un cambio que afecte a la mayoría de las personas, no dudamos en contestar que sí, que somos partícipes de la revolución tecnológica, cosa totalmente cierta. En mayor o en menor medida y de una manera bastante vertiginosa, en los últimos años nuestro comportamiento se fue modificando al interactuar cada vez más íntimamente con los frutos de esta revolución y, evidentemente, vamos por más.
Pero la tecnológica no es la única. Hay otra. Una cuya importancia no es menor, ya que ésta representa uno de esos cambios de paradigma capaces de redireccionar el destino de la humanidad.
Se trata de la revolución que se inició hace poco más de ciento cincuenta años atrás, surgida a partir de una idea tan simple como brillante, y sin duda una de las mejores que produjo un cerebro humano. La evolución por selección natural de Chales Darwin.

Como a todo cambio, las personas solemos resistirnos a aceptarlo en una etapa inicial, ya que los parámetros en los que nos sentimos seguros justamente son aquellos que conocemos, entonces nos apoyamos en los cimientos de su estructura para pisar en firme y así poder avanzar. Durante un largo tiempo, al no contar con el conocimiento suficiente construimos estos cimientos basándonos en una falacia tan efectiva como original y nos inventamos un origen y una eternidad tan divinos como improbables.
Sin embargo, gracias a esta idea revolucionaria y su proceso evolutivo, en la actualidad, contamos con una base fuertemente fundamentada sobre nuestro origen como especie capaz de remplazar a la falacia anterior. Por este motivo, creer hoy en un dios que creó a imagen y semejanza a un ser humano resulta totalmente inviable, a lo sumo quien necesite creer en alguno, ya tiene pruebas suficientes para empezar a pensar que, en todo caso, éste creó a las bacterias a su imagen y semejanza, y de paso tal vez eso explicaría por que hay tanta variedad de dioses y por qué las religiones tienen todas como motor común siempre el flagelo. Hay muchas personas fieles a diferentes religiones que enérgicamente niegan la mal llamada teoría de la evolución (no es una teoría, es un hecho), esta gente, sin duda, se rige por la necedad, ya que directamente se niega a reconocer las pruebas y no las admite como tales, de la misma manera que en su momento seguían defendiendo el geocentrismo después de haberse comprobado que no era cierto. El tema es que hay muchísimas más personas, también creyentes, algo más coherentes, que aceptan nuestra ascendencia pero en cierta medida la ignoran , no se toman el trabajo de discernir sobre ella porque es evidente que en algún punto se tienen que enfrentar a una contradicción y prefieren evitarla. Entonces cuando uno les pregunta su opinión, la respuesta suele ser: Sí ¿y? E inmediatamente le sigue el simplismo ¿y de qué me sirve a mí saber que desciendo de un mono?
Y este es justamente el mayor problema, ignorar las implicaciones que surgen a partir de este cambio de paradigma, implicaciones que si sabemos direccionar, son capaces de favorecernos hasta en los actos mas sencillos de nuestra vida cotidiana, ya que estas nos explican por qué somos como somos..
También existen otros problemas. Como en toda revolución, se cometen errores. Salvando las astronómicas distancias y despojándonos de ideología política, poniendo el caso sólo a manera de analogía, así como por ejemplo, en los inicios de revolución cubana, los ataques de la generación centenario o la descoordinada travesía del Garnma significaron actos fallidos, en esta revolución Darwiniana también se cometieron errores iniciales, sobre todo de interpretación. Al tratarse de una idea de este tipo, no faltó quien se aprovechara para transitar sobre sus aristas resbaladizas para deslizarse hacia su lado más oscuro, tragiversando el sentido y causando un daño tal, que se necesitaron varios años hasta poder revertirse. Después de todo es una idea científica y, como tal, no tiene otro destino que ir deshaciéndose inevitablemente de todo lo que no sea vedad, funcionando como método auto correctivo. Para esto hoy, afortunadamente, hay mucha gente trabajando, ya sea desde la ciencia y la divulgación, como así también desde otros ámbitos de la sociedad que hacen todo lo posible para que esta verdad sea investigada exhaustivamente y vaya viendo cada vez más luz.
La revolución ya está iniciada y lentamente va abriéndose camino, debemos tener en cuenta que en estos casos, se suele pensar que los cambios son de arriba hacia abajo, o sea, que a alguien se le ocurre algo y baja línea en forma vertical hasta llegar al común de la gente y concretarlo, pero si lo pensamos bien, es justamente al revés. Si a alguien se le ocurre una idea de este tipo es justamente porque interpreta que hay una necesidad generalizada de cambio y depende de todos nosotros para poder llevarlo a cabo.
Por esto quiero poner en conocimiento de todo aquel que no esté al tanto el enlace al sitio donde se encuentran todas las conferencias del más que relevante seminario realizado en la ciudad de Santiago de Chile, entre los meses de mayo y septiembre del corriente año, conocido como Revolución Darwin. Por qué somos como somos y organizado por la Fundación Ciencia y evolución.
Allí encontrarán las exposiciones de algunos de los más destacados pensadores contemporáneos invitándonos a discernir sobre diferentes temas que nos conciernen.
Las soluciones están a nuestro alcance, no tenemos excusas para quedarnos afuera, podemos hacer esto participando entre todos y este es el momento.
Volviendo a la analogía cubana, bien sabemos que no vamos a tener a un Darwin como el Che vivo y triunfante entrando de manera gloriosa en Santa Clara. En esta revolución evolutiva los tiempos son otros, mucho mas lentos. Tal vez no nosotros mismos, pero sí nuestros hijos o nietos, así como hoy sabemos que el sol no gira alrededor de la tierra y miramos a quienes lo pensaban así en el pasado con un dejo de superación en la sonrisa, ellos al mirar hacia atrás sonrían de la misma manera al tener en claro que la superstición no es necesaria.
Fue el Che quien dijo a un mundo en gran parte analfabeto: “Un pueblo que no sabe leer ni escribir es un pueblo fácil de ser engañado”. Bien sabemos que fue una certera premisa que nos sirve de base pero hoy ya no es suficiente, necesitamos mucho más que eso para evitar el ser engañados. Necesitamos adquirir conocimiento. Necesitamos un cambio de paradigma retroactivo.
Fue Darwin quien dijo:” La ignorancia genera confianza más frecuentemente que el conocimiento. Son los que saben poco, y no los que saben más, quienes afirman tan positivamente que este o aquel problema nunca será resuelto por la ciencia.”
Me tomé la libertad de combinar estos memes y plasmarlos en una foto más que nada por una cuestión de actitud.
Me despido con esta frase evolucionada:

Un pueblo que se niega o evita aprender y discernir es un pueblo fácil de ser engañado.


Saludos y hasta la victoria siempre!!!


Juan Carlos



20 comentarios:

sol perez dijo...

gracias por visitar mi blog... el tuyo parece bastante interesante ahora me pongo a chusmear!
besos

Juan Carlos Alonso dijo...

Gracias Sol..chusmee tranquila y opine lo que piensa si lo suyo es la comunicación.

Un beso

Mar-o dijo...

Recientemente formo parte del grupo de seguidores que tienen en su blog, y de primera me parece excelente lo que desarrollan, ya cuentan con uno lector más, fijo de sus publicaciones.

Gracias a Facundo por seguir Brainsesudo.blogspot.com

Saludos cordiales

Mar_o

Juan Carlos Alonso dijo...

Gracias Mar-o por tus comentarios en nombre de ambos. ya te envié en mensaje a tu blog y también te sigo

saludos para vos

Facu y Juan Carlos

Sant Fort dijo...

Mira mi blog y verás que aún podemos evolucionar más. La idea de dar valor a la vida es embrionaria, y pocos estan dispuesos a entenderla, como a darwin. http://patronvida.blogspot.com/

S.Jarré dijo...

Muy buen post. Realmente la frase final es la que se debería poner como emblema para todo el mundo.

Y sí, más tarde o más temprano, la revolución de Darwin llegará a todos, porque esas que se acumulan de a poco son las únicas que pueden triunfar.

Abrazo

Bayo dijo...

Hola:

Yo fuí a los cuatro seminarios del ciclo y puedo contarles que estuvieron muy buenos. Las exposiciones que más me hicieron pensar fueron las de Michael Shermer, Robert O. Kurzban y Daniel Dennett. Además, y no creo que sea casualidad, según yo, estos tres invitados hicieron las exposiciones más amenas y entretenidas. Otra exposición destacada fue la de Helena Cronin.

Por lo menos, este año tuve 4 días para "cultivar el pensamiento" (en general, en este país, tenemos 365 días sin nada por el estilo).

Saludos.

Bayo

Juan Carlos Alonso dijo...

Bienvenido Sant Fort y gracias por tus comentarios,es interesante el artículo de tu blog. No se si realmente el resto del universo este allí "para" la vida del planeta Tierra,pero sí está claro que hay que trabajar hoy en el tema de sobrepoblacion futura. Por si no lo conoces te rcomiendo el libro Los proximos 50 años,editado por John Brockman, donde hay opiniones encontradas sobre diferentes cuestiones futuras que resulta muy interesante..

Saludos!!

Juan Carlos Alonso dijo...

Gracias S Jarré ,esperemos que si, depende exclusivamente de nosotros. Es clarísimo que genéticamente no se puede involucionar...pero aparentemente si lo podemos hacer culturalmente, debemos estar atentos a eso.

saludos

Juan Carlos Alonso dijo...

Bayo vi que habias publicado algo sobre el tema pero no sabía que habías podido asistir. Que bueno!! ¿Una alegria tenerlos en casa verdad?
A mi tambien me gustó la de Ulrich Witt. En mi opinión, que hayan organizado ese evento en este continente y hayan tenido la voluntad política de hacerlo gratis y esté diponible para todo el mundo en la web es lo que me da esperanza y por eso digo en mi post que "no tenemos excusas" para adquirir conocimiento, independientemente que se esté o no de acurdo.
Lamentablemente en mi país con un gobierno supuestamente progresista que empezó dándole una prioridad a la ciencia pero con el tiempo se diluyó.No hace mucho nuestra presidenta hizo alución a "pensamiento Darwiniano" y "ley del más fuerte" para referirse a un régimen fascista...evidentemente se quedó en el tiempo y no tiene las más mínima idea.Así estamos...
Otra cosa. Seguramente ya estarás al tanto pero para quien no lo esté, y por las dudas, pra cuando los ojos se cansan un poco de leer les paso este pocaster de Chile que esta bastante interesante http://www.podcaster.cl/category/sociedad-y-cultura/tercera-cultura/?feed=rss2

Saludos y ,como siempre, un placer estar comunicados

pecado dijo...

Esta claro que este debate es estéril y que 150 años más tarde se siga dudando sobre la evolución solo obedece a la más fiera ignorancia y feas necesidades psicologicas, ironicamente, NO HEMOS EVOLUCIONADO.
Me gusto tu paralelismo con mi amigo Ernesto, Revolución en definitiva.

Juan Carlos dijo...

Gracias pecado, es cierto lo que decís, las necesidades pasicoógicas en estas últimas décadas quedaron bien expuestas, manifestandose en moda.Hoy mucha gente acude al psicólogo y la mayoría que dice que le hace bien es más para justificarse del gasto económico que está realizando que lo bien que le está haciendo en realidad. Lo relevante de ésto es que si miramos de afuera nos damos cuenta que la gente está dando una alarma de que existe un conflicto en la forma de pensar de la época.Veremos como ecoluciona la psicología cognitiva que parece ser una mejor herramienta.
En cuanto al paralelismo de nuestro amigo el Ché se que es algo arriesgado ya que muchos lo asocian con una etiqueta política cuando en realidad es muchísmo más que eso.
Te mando un beso y espero hayas tenido lindas vacaciones!!

leonoriz dijo...

Sólo añadir que estoy muy orgullosa de que al fin se rompa con el tópico de que la ciencia es para los anglosajones. Esta vez hay que felicitar a todos los que en lengua española están trabajando a ambos lados del océano para que esta revolución vaya permeando en capas cada vez más extensas de población. Habrá que vencer el miedo a pensar y a ser libres...
Gracias por motivarme a hacer una profunda revisión de algunas creencias del todo obsoletas a poco que se abra la mente.
Un cordial saludo desde España,
Ss

Juan Carlos Alonso dijo...

Cierto Susana, hoy por suerte tenemos acceso, si nos quedamos afuera es por nuestra responsabilidad.
Besos y gracias a vos por el entusiasmo

Marisol Cragg de Mark dijo...

Esta teoría de Darwin es fascinante, sin lugar a dudas. Me pregunto si la ciencia no será un tipo de religión también... El hombre tiene el derecho de saber...de profundizar, de analizar y de cuestionarse el por qué de su existencia.

Saludos cordiales desde Berlín.

Facundo dijo...

Hola Marisol, se hace con frecuencia ese cuestionamiento acerca de la ciencia como nada mas que otra religión. Pero nunca me cuadra. Mas allá que cada científico "ponga sus fichas" en una teoría propia, si realmente es un hombre de ciencia, no ira a muerte con su verdad y ante una falla irrenconciliable con la realidad de su tería, mas temprano que después la abandonará. Respecto a la gente no científica, quizá se complica el hecho de no tener al alcance todo eso que nos dicen, pero hoy en día si mucho mas que antes tenemos posibilidad de echar una mirada a la cocina de la ciencia. De hecho, podemos comprobar por nuestro medios mucho mas de lo que pensamos o "creemos". Te dejo este link a un blog colega de algo relacionado y quizá te interese. Es una traducción de un artículo escrito por Daniel Dennett para el periódico The Guardian:
http://www.revolucionnanuralista.com/2009/07/dejar-de-creer-en-la-creencia.html

saludos!

Bayo dijo...

Marisol Cragg de Mark:

Hola.

La evolución no es una teoría es un hecho.

Saludos.

Bayo

Anónimo dijo...

You are not right. I suggest it to discuss.

Anónimo dijo...

I consider, that you are mistaken. I can prove it. Write to me in PM, we will communicate.

Anónimo dijo...

Es muy absurdo todo lo que explicas aqui y no acabo de entender en una reflexion asi que pinta un asesino como el che.