jueves, 27 de agosto de 2009

Jane, La Reina de los Simios - Jane Goodall-


"Que traigan tus besos ese otro mundo posible que tiembla en tu boca, que anuncia este día."


-Ismael Serrano-

Comentario : Juan Carlos Alonso

Video: Jane Goodall

Allá por el año mil novecientos catorce, producto de la imaginación de Edgar Rice Borroughs, vio la luz en forma de libro un personaje atípico hasta el momento, un hijo de la aristocracia victoriana inglesa al cual la desgracia de un naufragio lo llevó a nacer en medio de la selva .Todos lo conocimos con el imponente nombre Tarzán rey de los monos*, y más o menos conocemos su historia. La que cuenta que poco después del parto, sus padres murieron, fue entonces cuando lo adoptaron unos monos y lo criaron, así creció entre aventuras y desventuras hasta convertirse en un auténtico macho alfa entre la manada. Un buen día llegó una expedición que por casualidad se topó con él, al verlo, algunos de sus integrantes dedujeron su verdadera identidad, se trataba de John Calyton, Lord de Greystoke. Lo inédito del hecho, los llevó a convencerlo que debía volver a la civilización, pero como en toda historia, éste no podía dejar su entorno que tenía tan bien dominado así por que sí, sino que lo hizo motivado por los encantos de una mujer de la cual se había enamorado. La ficción la dio a conocer con el nombre de Jane y no hace falta que lo mencione aquí…ya todos sabemos el final del cuento.
Veinte años más tarde, en mil novecientos treinta y cuatro, esta vez producto de la realidad de un matrimonio modesto de Londres, ve la luz una persona muy especial, una niñita a la que unos años más tarde, gracias un naufragio económico, sus decisiones de adulta la van a llevar también a vivir en mitad de la selva. Un trabajo incesante y exhaustivo durante un largo tiempo la convirtió indudablemente en la auténtica reina de los simios. Su nombre, recreado aquí como una lúdica coincidencia es Jane.
Luego de esta suerte de analogía inversa que acabo de elaborar a manera de introducción, quería poner a disposición de todo aquel que no la conozca, esta conferencia brindada por la naturalista Jane Goodall, ya que aparte de ser sumamente interesante, resume de manera muy clara, todo lo que venimos viendo en las últimas publicaciones de este blog. Desde la publicación de la canción de Silvio Rodríguez -mira-, donde el autor plantea que para ser una persona diferente a la que es, debería retornar al más remoto pasado evolutivo, hasta los post que plantean la urgencia de un cambio de mentalidad colectivo, y pasando por el análisis de temas como la relación que tenemos con los animales y la importancia de vencer nuestros miedos, todos esto queda plasmado en esta conferencia. Es claro que para cambiar no podemos empezar todo de nuevo (a menos que nos autodestruyamos como especie y la selección natural tome un rumbo similar, cosa que no tenemos ninguna garantía), pero sí puede ser una buena forma de conseguir este cambio, tomando el ejemplo que nos da el trabajo de esta naturalista y viéndolo desde una perspectiva simbólica. Ella estudió durante años el comportamiento de nuestros parientes vivos más cercanos, los chimpancés, el simbolismo aquí sería interpretar su labor como una forma de analizar nuestros inicios conductuales, a partir de allí, ella, además de haber observado importantísimos hallazgos sobre sus habilidades, se interiorizó con su problemática y notó que una parte importante de la misma, era la alteración del medioambiente en que vivían, provocada por un factor natural, el humano ¿Qué hizo entonces? ¿Puso el grito en el cielo y se limitó despotricar contra el egoísmo que puede alcanzar la raza humana? No, lo que hizo fue ir un paso más allá y advertir que las personas que afectaban el entorno, en este caso puntual, lo hacían porque a su vez estaban siendo afectadas por otra problemática de su propio entorno, manifestándose ésta, en la desesperación que provoca la falta de recursos y la ignorancia, esta vez, involuntaria. Esto fue lo que la motivó a elaborar un programa de soluciones basado en la educación que ella misma explica en la conferencia, resultando un éxito total al problema de un parte de la selva de Gombe.
Este programa con los años creció, convirtiéndose en una fundación que hoy alcanza soluciones a diferentes niveles y en diversos rincones del mundo.
Es claro que los problemas medioambientales más serios en la actualidad nos son provocados, en su mayoría, por gente desesperada que actúa en consecuencia de sus necesidades extremas como los que en este ejemplo citamos. Se puede decir que los que mayor daño causan no precisamente son lo que llamamos “ignorantes”… ¿O si?
En mi opinión no creo que lo sean, tal vez sí sean inconcientes y no midan el grado de irreversibilidad que puede alcanzar el daño que producen, o quizás si lo calculan pero no les importa. Ellos se dedican a vender…pero ¿qué pasa con los que nos dedicamos a comprar? ¿No somos concientes de las consecuencias? ¿Será que las ignoramos y por más que el término nos ofenda profundamente seremos ignorantes más allá que nos consideremos educados? ¿O simplemente sea que tampoco nos importe? Todos estos interrogantes nos dan el pie para que en futuras publicaciones analicemos el tema del consumismo desenfrenado al cual estamos tan expuestos en estos últimos años. Por ahora, y para ir finalizando, sólo me restaría decir que la actitud de Jane Goodall deberíamos tomarla como una importante referencia de lo que nos resulta útil. Días pasados una nueva y joven amiga de este blog comentó (y con razón) que como pinta políticamente el mundo globalizado de hoy, ella carecía de toda esperanza de un cambio para mejor y prefería dedicarse a cuidar su propio jardín. Como ella hay una inmensa cantidad de gente que piensa de manera similar y es totalmente lógico, ya que lo que se suele mostrar en los medios de comunicación masivos es en mayor parte lo más terrible de lado humano, y nosotros, a pesar que nos quejamos, lo seguimos consumiendo de manera casi adictiva, tal vez esto se dé por un sentimiento de culpa generalizado e inconciente que sospecho de donde viene…
Tenemos dos claros ejemplos de diferentes formas de intentar solucionar los problemas, ambos protagonizados por una mujer como referente. Una es la madre Teresa con su fundación, paliando el hambre en forma de limosna y reclutando fieles que se dispongan a estar agradecidos eternamente, rogando que el resto de las necesidades queden cubiertas con el sólo hecho de esperar soluciones mágicas que caigan del cielo. La otra sería la obra de esta mujer de setenta y ocho años y voz temblorosa que con su fundación Take Care sigue trabajando incansablemente promoviendo la concientización y tomando acciones a partir de la educación y el razonamiento.
Por eso, sin promover un ingenuo idealismo, es que quiero replicar el nombre de Jane Goodall, debido a que no aparece todos los días en el diario o en la tele, ya que el lado bueno de lo humano es el que hoy no vende, pero que es necesario que lo conozcamos, así mi amiga como tanta otra gente tal vez encuentre una destello de esperanza en una realidad que hoy parece inmutable.
Considero que no sólo es la reina de los simios, sino que tiene motivos de sobra, si de algo sirven los motes, para empezar a considerarse una reina entre los primates.
Ustedes saquen sus propias conclusiones y si quieren me las cuentan.


Saludos y Take care!!!



* A tarzan en la ficción, por más que la raza de primates que lo criaron era inventada, se trataba de simios y no de monos, ya que una de las diferencias entre ambos mas visibles es que los monos tienen desarrollada la cola y los simios no.



Juan Carlos

***Si te pareció interesante este post, no olvides pasarlo a tus contactos de tweeter y facebook utilizando los botones de arriba***

* Para pantalla completa click en ángulo superior de la pantalla.

**Para activar subtítulos click al pie de la pantalla.



10 comentarios:

Bayo dijo...

Hola Juan Carlos:

¡Qué buen video!

Muchas gracias.

Saludos.

Bayo

Juan Carlos Alonso dijo...

Gracias vos bayo por tu comentario y me alegra que te interese!!

saludos

pecado dijo...

Tu post resucita mi confianza en el ser humano.

Esos que luchan toda la vida, los imprescindibles.

Gracias y un beso mamífero.

Juan Carlos Alonso dijo...

Pecado:

Y tu confianza resucita mi post
gracias!!
..después de la frase de Bretch yo ya me largaba a soñar com serpientes

y a vos justo se te ocurre mandarme un beso mamífero...jajajja
Buenísmo, me sorprendiste
te mando otro para vos

MARISOL dijo...

De esta mujer he escuchado hablar... mejor dicho ví un doucmental sobre ella y su trabajo que realiza con los simios. Una mujer de admirar.
Te sigo.

Juan Carlos Alonso dijo...

Bienvenida Marisol, estamos en contacto
te mando un beso

Hugo dijo...

Este post me va a servir para uno mío.

Un saludo. A seguir bien :D

Juan Carlos Alonso dijo...

Buenísimo Hugo!!

saludos

Maria José dijo...

Pues yo me he quedado dandole vueltas al interrogante que dices tener respuesta y que cito textualmente "tal vez esto se dé por un sentimiento de culpa generalizado e inconciente que sospecho de donde viene". ¿De donde procede ese sentimiento?

Juan Carlos Alonso dijo...

Maria José buena pregunta. Mi sospecha pasa que dicha culpa proviene(tal vez de manera inconciente) de "saber" que somos somos parte responsable de un mecanismo consumista que, de a poquito y con el paso del tiempo, puede tener consecuencias dañinas par nosotros mismos.Posteriormente, el consumir noticias donde en mayor proporción se nos dice que todo esta mal, nos hace sentir un poquito mejor, ya que por un lado nuestra responsabilidad queda diluída en grupos enormes como puede ser "la humanidad" y por el otro por la oculta e íntima satisfacción que les provoca a muchos saber que lo terrible le pasa a otro y no a uno.

Saludos