miércoles, 10 de febrero de 2010

Adarme Divulgación -Juan Carlos Alonso-



"Pero lo peor, lo inservible, el signo de sumo fracaso, es ver que la vida es posible y no dar el paso"


-Silvio Rodríguez-




Hoy me gustaría presentar una nueva sección que inaugura este blog. Para ello, lo primero que debo destacar, es que no hay error de tipeo en el título de la misma, lo que significa que no me comí un espacio. Simplemente se trata de un juego de palabras que aglutina las diferentes intenciones que pretende este nuevo espacio.
Para quien no lo sepa, ya que últimamente no se utiliza demasiado, el término adarme significa: Mínima porción de algo. Esto explica la principal de dichas intenciones, ya que en lo que consiste puntualmente esta sección, es en publicar mínimas porciones que me resulten interesantes de los libros que voy leyendo, en este caso, libros de divulgación científica y/o filosófica. La segunda intención del juego de palabras es la misma que la del blog en general. Si leemos “A darme Divulgación “, la primera persona sirve tanto para mí como para quien lee, o sea, que a mí me puede resultar útil la publicación como recordatorio o resaltador de lo que leo, y a quien lee tal vez le cuente para despertar el interés por ese tema en particular.
Hay una tercera intención, pero para que no suene imperativa, sólo voy a decir, que como habrán notado, hemos incorporado en cada post dos botones en el ángulo superior derecho de cada uno. Estos corresponden a Faceboock y a Twitter respectivamente. Quien forme parte alguna de estas dos comunidades y considere que el post es digno de ser divulgado entre sus contactos, tiene la facilidad mediante un simple clic de poder hacerlo.
Aclarado todo esto se da por inaugurada la sección. Como primer mínimo fragmento escogí algo del libro La evolución de la libertad del filósofo evolucionista Daniel Dennett



saludos y... a darme divulgación!!




Juan carlos Alonso




LA IMAGINERÍA PSÍQUICA Y LA CARRERA ARMAMENTISTA DE LA RACIONALIDAD



Una vez que hemos captado las razones virtuales que hay detrás de las motivaciones naturales, y hemos desarrollado un representación de las mismas que añadir a las demás representaciones de todos los artificios que soñamos en el curso de nuestras reflexiones, ya no nos vemos limitados por el ineficiente, derrochador e inconsistente proceso de la selección natural. Podemos aspirar a sustituir un equilibrio basado en la pura capacidad replicativa por un equilibrio reflexivo propio de agentes racionales implicados en una actividad colectiva de persuasión mutua. Este paso de un proceso ciego de ensayo y error a un sistema de (re) diseño inteligente es, tal como lo he sugerido, una transición importante en la historia evolutiva, que abre nuevas dimensiones de oportunidades antes literalmente inimaginables, para bien o para mal. Hasta el nacimiento de la ética, la I+D darwinista había avanzado durante miles de millones de años sin la menor previsión, en su lento ascenso por la pendiente del Monte Improbable (Dawkins, 1996). Cada vez que los linajes llegaban a alguna cima local en el paisaje de la adaptación, sus miembros no tenían ninguna forma de preguntarse si habría o no mejores cimas a uno u otro lado del valle. En el marco de sus paisajes meramente físicos, los individuos más audaces y preceptivos podían hacer algo equivalente a diseñar el objetivo de llegar al otro lado del río, o hasta esa franja visible de hierba comestible en aquella colina de allá, pero hubo que esperar a nuestra llegada para que encontraran expresión preguntas más remotas sobre el sentido de la vida y sobre la mejor manera de alcanzarlo. Somos la única especie cuyos miembros son capaces de ir más allá del paisaje físico e imaginar el paisaje adaptativo de las posibilidades, los únicos capaces de “ver” más allá de los valles hacia otras cimas concebibles. El mero hecho de que hagamos lo que estamos haciendo –tratar de esclarecer si nuestras aspiraciones éticas tienen algún anclaje sólido en el mundo que la ciencia está develando- demuestra hasta qué punto somos distintos a otras especies.
Podemos concebir(al menos eso nos parece) mundos mejores y aspirar a alcanzarlos ¿Estamos seguros que esos mundos serían mejores? ¿En qué sentido? ¿Según qué criterios? Según los nuestros. Nuestra capacidad de reflexionar nos ofrece-sólo a nosotros- tanto la oportunidad como la competencia necesaria para evaluar los fines, no sólo los medios.
Debemos usar nuestros valores actuales como puntos de partida para cualquier posible reevaluación de nuestros valores, pero la perspectiva que nos ofrece la cima actualmente alcanzada ya nos permite formular, criticar, revisar y –si tenemos suerte-acordar una serie de principios de diseño para la vida en sociedad. Podemos contemplar tentadoras cimas utópicas harto distintas de lo que conocemos actualmente ¿Podemos llegar hasta alguna de ellas? ¿Estamos seguros de querer intentarlo?
Sería una lástima si al final no consiguiéramos alcanzarlas, pero no sería en ningún caso una ofensa a la razón. Uno de los problemas de diseño más difíciles que tenemos delante es descubrir y aislar los factores determinantes en el terreno de la política, el arte de lo posible. Podría darse el caso lamentable de que estuviéramos atrapados en el mejor de los mundos posibles, dadas las circunstancias históricas, pero también en este caso podríamos introducir alguna corrección en nuestro diseño actual que nos diera alguna esperanza de alcanzar cimas más altas. Y a diferencia de lo que ocurre con las demás especies, todo esto son problemas que se nos plantean a nosotros. Trabajamos en ellos, les dedicamos tiempo y energía. Reunimos información relevante para resolverlos, exploramos variaciones de los mismos, y debatimos sus méritos respectivos, conscientes de que nuestras reflexiones contribuirán efectivamente a determinar la trayectoria que tomará nuestro futuro.




Blogalaxia Tags:


6 comentarios:

valnouveau dijo...

Que bien que incluyas esta sección, ya que casi no he leído libros de filosofía hehe.

Creo que para tener una perspectiva, hay que darle a veces primero un vistazo a la retrospectiva.

Saludos!

Juan Carlos Alonso dijo...

me alegro vale si te sirve..y es muy cierto lo que decis, de lo contrario sería jugar a la lotería...

Un Beso

valnouveau dijo...

Oye! se me pasó decirte...te quedó bien padre la foto, me gustó como va con el articulo que escribiste ;)

un beso!

Juan Carlos Alonso dijo...

Ah si, fue totalmente intencional...que me lo diga Ud que es una entendida en el tema me pone muy contento..gracias!!

beso

pecado dijo...

Eres el antagonista de adarme.
No he leido aún nada de este interesante filosofo inseparable de la ciencia, espero hacerlo pronto.
Bicos...

Juan Carlos Alonso dijo...

Si Pecado, yo llevo leido La evolución de la libertad y Romper el hechizo de Dennet,ambos muy recomendables.Tengo en lista de espera uno que se llama Dulces sueños..y aún no conseguí la Conciencia explicada que sería de lo más representativo de él.

Ya iré publicando mas adarmes literarios
besos