miércoles, 21 de abril de 2010

No te va a doler –Facundo Alonso-


“No puedes conseguir siempre lo que quieres,
pero si lo intentas alguna vez,
quizás encuentres justo lo que necesitas”

-Mick Jagger / Keith Richards-


Los seres humanos, a día de hoy, no tenemos demasiado claro el panorama y eso, en parte, se debe a la ambigüedad que nos genera la cruda naturaleza. De vez en cuando leemos algo por ahí que habla sobre un hecho, un descubrimiento, algo que, a pesar de estar basado en nuestra naturaleza humana, nos desnaturaliza, o eso al menos es lo que vemos desde nuestra mente (terrible trampa esta, ya que es producto de la naturaleza misma). Caemos en lo que se conoce como la ética de Spencer, de la cual se sigue que algo, por ser producto de la evolución es correcto, por lo tanto bueno (comidilla para el darwinismo social, aquello que Hitler se tomó muy a pecho). Este error, nos lleva a rechazar casi todo lo que de la evolución provenga e implique algún cambio en nuestra actitud, nos pone los pelos de punta y creemos que, desde los comportamientos que no nos gustan hasta las atrocidades más terribles, pueden ser justificadas porque simplemente está en nuestros genes. Entonces la evolución nos resulta inmoral. A nadie le gusta escuchar que el hombre es propenso a relaciones poligámicas y la mujer al compromiso. Confundimos “es propenso a…” con “está 100% determinado genéticamente a…”.
La finalidad de este intento de rescate no se centrará en lo que acabo de plantear y que se encuentra mucho mejor explicado en el libro que estoy leyendo: La tabla rasa. La negación moderna de la naturaleza humana, de Steven Pinker. Este post intenta mas bien utilizar lo antes mencionado para buscar luz en algo tan aparentemente contradictorio como la moral de la evolución. Puede empezar ayudándonos saber que, como bien dijo Dawkins, los genes egoístas no necesariamente generan seres egoístas.
Mas allá de estos nombres indispensables, hoy quiero traer a la mesa virtual a un personaje ficticio, que ya estuvo de visita por el blog en un anterior post de mi hermano Juan Carlos. Hoy vamos a experimentar metiendo en la coctelera a la moral, la evolución, la naturaleza humana y… al Dr. Gregory House.
Este misántropo personaje, va mas allá del típico antihéroe de serie que nos termina cayendo bien de alguna manera. Habrán visto por las librerías el ejemplar titulado La Filosofía de House: Todos mienten. El libro tiene buenos pasajes y, sin ser espectacular, logra (a veces arriesgando demasiado) ir algo mas allá en pos de entender un poco mejor las actitudes del protagonista.
Extraigo entonces algunas ideas vertidas en él:

House actúa con el fin de desestabilizar las expectativas de todo el mundo (las suyas propias, las de sus pacientes, las de sus internos, la del personal, etc.) Lo altera todo, no para obtener un resultado particular, sino para permitir que la enfermedad (o el asunto) se revele a si mismo como es, en sus propios términos”.

Hay acá un orden a partir del caos, una entropía inversa, un modo de descubrir lo moralmente correcto desmoronando conceptos falsos para que, luego del reacomodamiento natural de los factores a sus verdaderos valores, podamos ver mas claras las cosas.
Ojo, no hablamos de un desorden porque sí, ni de un desconocimiento total, sino mas bien de un “solo se que no se nada” bien aplicado. Al asumir lo poco que sabemos, sólo así podemos llegar a saber:


“Hacer las cosas como se debe, al no tener suposiciones previas, sin expectativas, sin conocimientos del fin. Absurdamente, pero cierto, es una forma de actuar para descubrir como actuar, no un estilo que sabe de antemano lo que está bien. Entonces, la retórica irresponsable de House resulta ser una forma ética de vivir”.
Es una clara instrucción evolutiva! La evolución no tiene un fin, nosotros no tenemos un fin, un objetivo final, una misión en este mundo. Por eso es que nos sentimos tan miserables cuando sentimos que lo que hacemos es insuficiente o no tiene aparente motivo. Nos sentimos inconformes y frustrados por tener un objetivo que, no es demasiado alto, sino mas bien demasiado erróneo. La gran mayoría de estos objetivos ni siquiera los elegimos nosotros, nos los ponen por delante como si fuésemos perros corre zanahorias! (en parte porque cierta gente sabe qué zanahorias nos resulta irresistible correr).
Pero la evolución no nos allana todo el camino, no se trata de eso, nuestra mente es algo inédito en nuestro planeta, producto de ella. La mente humana es la hija de la evolución y como tal debe aprender de ella para actuar en consecuencia en el futuro. Y ese futuro es ahora, siempre es ahora y tenemos la posibilidad de mejorar esa ética imperfecta y natural, pero basándonos en ella misma. No podemos desconocernos! Y si la evolución fuera una catapulta hacia casi todos los ámbitos, como lo fue y lo es la matemática, por citar un ejemplo, ya viviríamos en un mundo distinto. Nos preocuparían otros temas y, probablemente, me arriesgo a decir que las mayores desgracias que nos acorralan actualmente serían cosa del pasado.
Hay cambios, no hay que ser pesimista y negarlo, de todas maneras, la llegada del mundo ideal es algo idílico por ahora. Pero el cambio verdadero requiere una actitud diferente, una excentricidad, tan bien explicada en esta cita de Francoise Chateaubriand:


Un maestro en el arte de vivir no hace aguda distinción entre su trabajo y su juego, su labor y su placer, su mente y su cuerpo, su educación y su entretenimiento. Difícilmente sabe cual es cual. Simplemente persigue su visión de excelencia en lo que haga y deja que los demás determinen si está trabajando o jugando. Para él mismo siempre parece estar haciendo ambos”
Dicha cita también está referida a la actitud de House. Uno descubre que tras la ironía y el juego infantiloide con su entorno, algo se va tejiendo, con un aparente desorden, que casi siempre decanta en una epifanía que no es lo mágica que se pinta en cada capítulo si uno prestó la debida atención. En mi caso particular, me pasa algo y es que la gente, cuando uno juega a ver que pasa, investiga sobre algo, se queda mirando el accionar de un insecto, lo que sea, enseguida lo encasillan de obsesivo, lo tratan como a un chico cuando se interesa por algo. Quizá si supiéramos que ciencia significa conocimiento, o sea, recibir información de lo que nos rodea, para actuar en consecuencia (o como simple juego, quien sabe), veríamos las cosas algo distintas, quizá mas cerca de los valores reales, quizá veríamos la naturaleza desnuda sin escandalizarnos.
Cuando esto nos cuesta tanto, empezamos a pensar que algo falló en algún punto (o quizá no lo piensen ni tampoco les preocupe, aunque no creo que sea el caso de quien haya leído hasta acá). Y cuando pensamos en esto de inmediato recaemos en la educación. Es evidente que algo está fallando. El método socrático esta casi muerto, brilla por su ausencia, los estudiantes no son desafiados a pensar, hay puro input, como si la información fuera válida sin proceso crítico alguno. Esto nos lleva a un inevitable desastre cultural. Una robotización del logro mas osado de la evolución: el cerebro humano. Necesitamos mas Houses que nos pinchen, que con ironía nos desafíen a pensar, que nos despierten con su ya clásico “YOU IDIOT!!!”. Nuestra instrucción genética nos dicta más de lo que creemos y la memética lo explota por todos lados, John Stuart Mill dijo:


Aquel que permite que el mundo o su propia porción de él elija por él su plan de vida, no necesita de ninguna otra facultad que la que le da la imitación de los monos. Aquel que elije su plan por si mismo, emplea todas sus facultades… Es posible que, sin ninguna de estas cosas, pueda ser guiado en algún buen camino y alejado del camino del dolor. Pero, ¿Cuál será su valor comparativo como ser humano? Es realmente importante no sólo lo que los hombres hacen, sino también que tipo de hombre son quienes lo hacen. De entre las obras del hombre a las que la vida humana se dedica correctamente, la primera en importancia seguramente sea perfeccionar y embellecer al hombre mismo. La naturaleza humana no es una máquina que se construya siguiendo un modelo y que se prepara para hacer exactamente el trabajo que se le prescribe, sino un árbol, que requiere crecer y desarrollarse por sí mismo por todos lados, según la tendencia de las fuerzas internas que lo hacen un ser vivo”

Por supuesto que estos dichos tienen un tiempo y pueden perfeccionarse (como el mismo autor sugiere), sobre todo la última parte: La naturaleza humana en realidad sí nos instruye y preconfigura de cierta manera y en algún grado, y es acá donde volvemos a lo que comenté al principio: es por el desconocimiento general de este tópico que chocamos tantas veces con la realidad tan duramente. Pero la mente, como herramienta (que no es mas que producto del cuerpo y, por lo tanto, la misma cosa) sí puede llevarnos a nuevas configuraciones y a ese crecimiento como individuos y como especie sin desencantarnos o espantarnos por la falsa moral que acarreamos a diario. Podemos encontrar una moral evolutiva totalmente compatible con valores que cualquiera consideraría correctos. Hay que dejar de horrorizarse o mirar con desconfianza los nuevos y no tan nuevos descubrimientos de la neurociencia y la genética evolutiva.
Personalmente, arriesgo pensar que en un futuro no muy lejano, muchos de los vectores que hoy nos ocupan, nos lastiman o nos distraen ya sea inútilmente o por necesidad primaria, desaparecerán y, con la ayuda, entre otras cosas, de una serie de automatizaciones, tendremos un horizonte menos sesgado. Será cuestión entonces de poner el brazo, subirse la manga y dejar que el Dr. nos contagie un poco de su filosofía. No puede ser doloroso educarnos mejor, entendernos mejor y dar el salto evolutivo que nos lleve a la madurez como especie.

Saludos

Facundo


*Si te gustó el post no olvides replicarlo a los contactos de facebook o tweeter con los botones del ángulo superior derecho del mismo

9 comentarios:

valnouveau dijo...

Oh Desevolución! será que luego de que la humanidad se haya vuelto de unos simples monos que se rascan las cabezas sin control a unos seres humanos genios, de un día para otro, pues igual de un momento a otro el ser humano irá volviendo a su no tan antigua fase de chimpancé rabioso. Estos síntomas irán transformando rápidamente al ser humano en un primate más del montón, pero todo este magnifico proceso tendrá una delicada secuencia que poco a poco ira retrasando la evolución del hombre hasta su punto mas bajo. (?)

saludos

Marisol dijo...

¿Seremos mejores? Lo dudo, pero seguiremos evolucionando por fuerza mayor. Es nuestro destino.
Un cordial saludo desde Berlín.

pecado dijo...

Yo no habría metido en el cóctel a House , indudablemente sus guiones abren una nueva forma de pensar inteligentemente pero House mezcla la profesión médica con Sherlock Holmes, el médico como héroe tiene una serie de destrezas y no hace falta que haya más personajes que le ayuden. El doctor House es omnipotente y eso simplifica mucho el esquema de la madurez evolutiva humana.
Me gusto este post.
Lametón.(selección artificial)

Juan Carlos Alonso dijo...

En mi opinión personal estoy bastante de acuerdo con el artículo de Facundo.
Yo,Vale, pienso que asi como la involución biologica no es factible,la cultural tampoco debería serlo. Pasa que hay que dar el salto cultural necesario..creo que se están dando unos primeros pasos pero para dar el gran salto debemos antes que nada asumir en forma mayoritaria nuestro origen y a partir de alli reformular nuestros parámetros morales, ya que los que tenemos hoy en día, mas allá que muchos de ellos son útiles, aun haría falta adaptarlos a nuestra realidad moderna. Muchos piensan que nuestra moral esta dictada por mandato religioso(o sea porque sí), yo digo que en el pasado y como actitud intuitiva esto sirvió en su momento y se adaptó muy bien, pero hoy ya requiere un cambio.
Marisol a tu pregunta yo te respondo que no lo se..Lo mejor y lo peor(en ese sentido) son conceptos muy humanos y por ende es responsabilidad nuestra reflexionar lo más que se pueda en conjunto y decidir de una vez que es lo que queremos(si es que somos capaces de hacerlo, las herramientas para tal fin las estamos teniendo cada vez más a la mano, solo nos falta aprenderlas a usar y como todo aprendizaje, lleva su tiempo...esperemos tenerlo)

saludos

Facundo dijo...

Valeria y Marisol: Yo creo que en algún punto todo irá mejor pero no por una ingenua esperanza en el espíritu humano. Quizá vaya por el lado de la evolución que nos sobrepase, como decís Marisol, pero creo que se nos tendría que ir mucho del las manos el asunto para que así sea. Yo creo mas bien que va por el lado del cerebro humano, podremos criticar el uso que le damos, pero tenemos que entender por qué le damos ciertos usos, averiguar las verdaderas razones y realmente avanzar. Un error común, también es que, al ver la situación actual, con la cantidad de comunicación (y sobrecomunicación) que hay por ahí, sumando las nuevas técnicas que control mental de la población, veamos el panorama peor que nunca, aún cuando no es para nada de esa manera. Pongo a disposición uno de los primeros post de este blog, en donde Juan Carlos y Steven Pinker hablan un poco de esto último que les comento: http://elreplicadordesuenos.blogspot.com/2009/07/el-mito-de-la-violencia-steven-pinker.html

Saludos!

Facundo dijo...

Hola Pecado! House es el elemento aparentemente ficticio, aparentemente ideal, si lo comparamos con Holmes. Yo veo que está inspirado en Holmes pero no es necesariamente igual. Wilson parece Watson pero el equipo de House (y sobre todo Foreman) van mas allá del Scotland Yard (comparándolos como entes visibles a la sociedad que realizan la misma tarea de House pero bajo la estricta legalidad). House interviene en ellos como una fuerza desconcertante, con comportamientos aparentemente fuera de lugar, y claro, con esa excentricidad que mencioné, pero usando técnicas tan viejas como efectivas como es el caso de la razón. Las usa para provocar en ellos cosas, para sacar lo mejor y lo peor. House se equivoca a lo largo de cada capítulo constantemente, los demás colisionan como partículas en el LHC y algo bueno sale de eso: el caso se resuelve. Por esto no veo a House como alguien omnipotente, entonces creo yo que puede ser factible como parte de aquella madurez sin simplificar, precisamente, porque no lo veo como una especie de superhombre, sino mas bien como esa escéptica forma de pensar que nos puede llevar un poco mas allá. Sin idealismos!

Salud! (cepa seleccionada)

Anónimo dijo...

Que te puedo decir, para empezar como podemos hablar de evolución con que comparas del desarrollo del hombre en estos millones de años, y que es lo que a evolucionado,¿su inteligencia?, por que si fuera inteligente no destruiría el habitad donde vive,ahora bien el desarrollo de la humanidad de pasar de la poligamia y la poliandria a la "monogamia" es solo un decir, como diría mi querido Dr. House todos mienten, y sin duda como lo dirían algunos autores “La creencia en una fuente sobrenatural del mal no es necesaria, el hombre por si mismo es muy capaz de cualquier maldad” Joseph Conrad, "Los hombres prefieren devolver un agravio a devolver un favor, porque la gratitud es una carga y la venganza un placer." Tácito, "los animales salvajes nunca matan por deporte. El hombre es el único para quien la tortura y la muerte del prójimo son divertidas en si misma" James Anthony Froude, que intento con esto, pues solo abrir un pequeño punto de vista para que puedan ver que la humanidad nunca ha evolucionado solo ha intentado llegar hacer lago mas, y en ese camino lleno de tragedia y días oscuros en la historia del hombre se Vislumbra que la tierra es un lugar que vive en paz y en armonía pero es la mente humana quien la corrompe, quien la perturba, en su carrera para convertirse en el tan conocido super hombre tan cercano a un dios. Que te puedo decir amigo sera mejor que leas algo de Norberto Bobbio, Relnhold
Zippellus, Agnes Heller de esta Autora te recomiendo el libro la "Vida Cotidiana", y claro no olvidemos el libro "El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado" de Engels Friedrich, para que veas distintos puntos de vista de la evolución social y que es lo que estos autores piensan sobre ello.

Critica sobre Stven Pinker; (véase el enlace externo sobre Edgard Oakes) afirman que Pinker es quizá demasiado buen escritor, siendo capaz de combinar varias hipótesis débilmente sustentadas para que suenen plausibles como psicología evolucionista.

Y bueno sin duda el libro de la Filosofía de House es bueno, y el análisis del Dr. House desde el punto de vista de Sócrates, Aristóteles, Jean-Paul Sartre, Friedrich Nietzsche, Gottfried Wilhelm von Leibniz, Holmes, la filosofía Zen, el taoísmo, el paternalismo medico, etc, son interesantes pero es un estudio demasiado complejo y para mi opinión muy filosófico para el cual tendríamos que tener un conocimiento bastante amplio sobre los autores y sobre los grandes representantes de dichas filosofías, y lo que les puedo decir es que este estudio sobre el razonamiento del Dr. House es interesante pero en ocasiones le puede quitar ese magnifico sarcasmo y su humor tan representativo del Dr. House. Todo esto claro es mi humilde opinión. Atte: Jorge H. Rea.

Juan Carlos Alonso dijo...

Hola Jorge

Más allá que no soy el autor de la publicación, primero decir que me pareció muy interesante tu comentario y luego vertir mi opinión sobre el mismo, ya que es un buen ejercicio.
Digamos que hoy en dia a evolucionado hasta la mismísima palabra evolución, ya que ahora se utiliza mucho con la connotación de mejora o progreso de algo y no del proceso en sí.
Primero deberíamos tener en cuenta que el cerebro mismo es un producto de la evolución biológica lo que implicaría que la evolución cultural sería un subproducto de la misma.Es seguro que el "simple" hecho de la capacidad de predecir su propia muerte es lo que embrolló todo en la especie humana. Esto llevó en un principio a distracciones o consuelos sobrenaturales o religiosos que aún persisten pero que a medida que paso el tiempo, y cada vez con más certezas, vamos sabiendo que son erróneos. A su vez esta actitud que resultó de bastante utilidad en el pasado fue la que impuso por mucho tiempo una "humanidad" muy alejada de la realidad y de lo que implica ser humano. En mi opinión en el ejemplo de la destrucción de neustro propio hábitat deberíamos considerar que en principio se empezó a producir para contener la necesidades de las personas en su progreso y recién hace muy poco tiempo nos damos cuenta del peligro que corremos...hoy se está trabajando en un cambio de mentalidad que necesitamos con urgencia y en crear nuevas soluciones a esas necesidades, pero la historia no muestra que no somos tan amigos de los cambios radicales aunque cada vez se aceleran más. El ejemplo de la poligamia es una de las tantas mentiras piadosa que nos resultó bastante útil ya que de lo contrario, seríamos bastantes más de lo que somos hoy en el mundo y esto agravaría aún mas el ejemplo anterior.
Hay que tener en cuenta que hace sólo poco mas de cien años descubrimos nuestro orígen como especie(y aun muchos no lo aceptan),muy recientemente nos esmpezamos a dar cuenta como es que funciona nuestro cerebro, es muy importante tener en cuenta que ahora se sabe que éste no es un cuartel general al que llamamos "YO" y que comanda todas las funciones sino que las diferntes funciones van convergiendo en nuestras actitudes por diferentes vias, ya que la humanidad misma funciona análogamente y por eso es que podemos ver el vaso medio lleno o medio vacio. Muchas otras especies,gracias a su llamada perspectiva intencional también a su manera mienten, lo mismo que tienen su inteligencia. Pero ojo, creo que no podemos decir que que un cocodrilo o una tortuga o un tiburos es más inteligente porque no daña a su habitat y lleva sobre el planeta vivo mucho mas tiempo que nosotros porque si nosotros nos lo prpusiéramos los haríamos desaparecer( como hicimos con alguna que otra especie) pasa que sabemos que si lo hacemos , más alla de una cuestón moral, sabemos que nos resultaría perjudicial también, y eso es inteligencia.
Nos tocó vivr una fascinate época en la que la humanidad, aparte de resolver lo mismos problemas que ella misma se creó tiene la oportunidad de redefinirse en cuanto a su valores morales y a la desarrollo de su cultura. la naturaleza no nos garantiza éxito, pero tenemos la oportunidad de alcanzarlo y de eso se trata.
Conociendo el funcionamiento de nuestro cerebro tenemos muchas mas posibilidades y creo que en eso estamos.
Veremos también si la nueva ciencia emergente que es la memética sólo es una ilusión o hay que empezar a tomarla mas en serio, ya que tiene algunos puntos muy interesantes.

Saludos

Facundo dijo...

Jorge, mas allá que la respuesta de Juan Carlos es bastante completa, me gustaría, como autor del post, responder algunos puntos ciegos de tu argumentación. Antes que nada te agradezco el elaborado comentario!

Mas allá de las frases que citas, que al leerlas o escucharlas nos hacen sonreir de costado y darles cierto crédito, sería faltar a los hechos darlas por completo por acertadas. Está muy arraigada la creencia de que todo cada vez está peor, que el hombre es un ser malvado y que hemos involucionado y no al revés. Como bien dice Juan Carlos, evolucionar no es necesaria ni moralmente "bueno". Así y todo, si vamos a los números (a los que muy bien hace referencia Pinker sin necesidad de hacer uso de sus grandes dotes como escritor), vemos que la realidad no es que somos cada vez mas violentos, sino al contrario y, el número que si aumentó fue el de la población, lo que, por lógica, da resultados desastrosos en males que arrastra la nueva tecnología antes inexistente o poco desarrolada. Si viajaramos en el tiempo y le preguntáramos al mas inteligente habitante de europa en al edad media algo sobre ecología y cuidado del planeta, su rostro probablemente troque en un enorme y regordete signo de interrogación. Lo mismo si le habláramos al mas noble caballero sobre respeto a la mujer, derechos de los animales, tolerancia a la homosexualidad, y un largo etc... o preguntarle algo sobre higiene a los encargados de las primitivas instalaciones sanitarias, o sobre evitar el dolor a los primeros médicos. La mente humana no es la que corrompe ya que es la propia mente humana la que creó la idea de corrupción. No existe algo como una moral natural perfecta (de esto hablo en el post).

Mas puntualmente dirigido a la opinión acerca de Steven Pinker, creo que él mismo deja muy en claro cuando algo está comprobado, cuando algo es plausible o cuando algo es sólo una posibilidad. Es decir, que sea buen escritor, o buen divulgador, no lo hace necesariamente culpable de entrelazar cualquier hipótesis poco comprobada (si lo hace capaz, pero por eso hay escritores de ciencia ficción realista, como lo son Clarke o Asimov). Quizá los que opinan acerca de la "habilidad" de Pinker tomen aquello de psicología evolucionista como un hueco inhóspito mas en donde se quiere meter la evoulución (y donde no debería), o aquellos que desacreditan a cualquiera que, además de tener un conocimiento firme sobre algo, saben contarlo. El tema de la filosofía surge al hablar de la mente, pero pinker justamente no se aleja de la ciencia cruda neuronal para explicar sus hipótesis. Podría dejar de suponer si pudiera leer la crítica de Oakes, lo cual me pareció extraño que menciones un enlace externo que no veía por ningún lado, ahí noté que habías pegado el texto ( de wikipedia posiblemente). Así que ahí me dirigí pero no estaba disponible dicho enlance externo. Con respeto y humor Jorge: hay que medir aquello de copiar y pegar! Je

Por último, creo que no se pierde la magia de House por el sólo hecho de analizarlo en profundidad. Igualmente, podemos coincidir quizá en que el libro vuela demasiado en ciertas ideas, alejándose del no tan volado alcance que humildemente pretende alcanzar la serie.

Saludos Jorge y, mas allá de nuestras opiniones encontradas, aprecio mucho el tiempo que te tomaste para comentar, espero tenerte de vuelta por este barco y gracias por las recomendaciones, las tendré en cuenta.